Terapia Sacro-Craneal

La terapia sacro-craneal es una terapia holísitca que trata el cuerpo entero. Es el arte de escuchar el cuerpo con las manos de una manera intuitiva e inteligente, a través de un contacto muy ligero que a la vez, libera la salud inherente del paciente. Es una terapia relajante que apoya los procesos curativos naturales del cuerpo y ayuda a incrementar la vitalidad y bienestar.


Investigaciones en los últimos 80 años han establecido que una pulsación rítmica del líquido cefaloraquídeo es vital y fundamental para el equilibrio homeostático del cuerpo. Durante nuestra vida, todos experimentamos traumas físicos o emocionales que quedan retenidos en nuestros cuerpos en forma de tensión muscular, restricciones de tejidos y patrones del cuerpo entero. Adherencias de tejido, traumas físicos o emocionales, trabajos dentales o estrés pueden, a menudo, ser la causa de restricciones en el movimiento del líquido produciendo trastornos y en enfermedades.


¿ Cómo Funciona ?


Durante la sesión el cliente siente el contacto ligero de las manos del terapeuta entrenado en escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta escucha proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad.


En respuesta a golpes físicos, o tensiones, problemas emocionales, etc. los tejidos del cuerpo se contraen. En ocasiones, esta contracción - sobre todo si el golpe ha sido fuerte o el trauma emocional intenso - queda contenida en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento, y creando restricciones que provocan problemas que pueden durar años. El movimiento craneosacral las refleja como áreas de congestión o restricción. Un terapeuta entrenado puede percibirlas, identificar su origen y trabajar con ellas.


El terapeuta utiliza sus manos para reflejar al cuerpo del cliente el patrón que está conteniendo; al hacerlo, éste tiene la oportunidad de soltar ese patrón restrictivo y encontrar una nueva forma de organizarse.


El complejo cuerpo-mente es un sistema espontáneamente autoorganizado que, al recibir la información correcta de su propio desequilibrio, tiene la capacidad de equilibrarse por sí mismo.


Siguiendo este principio fundamental, el terapeuta nunca impone nada sobre el cuerpo de la persona, ni fuerza a su organismo a hacer algo para lo que todavía no está preparado. Es el mismo sistema del cliente el que lleva la directriz de su proceso de curación. El terapeuta craneosacral sintoniza con su sabiduría interna y su inteligencia corporal y sigue las pautas que le indican.


Cuando se liberan las tensiones, se libera también la energía que antes se utilizaba para mantener la contracción. Por lo tanto, uno de los beneficios de esta forma de terapia corporal es aumentar nuestro nivel de energía, pudiendo también producir una relajación más profunda.


Una parte integral de este trabajo es la toma de conciencia del propio proceso vital. Generalmente es necesario realizar una serie de sesiones para obtener todos los efectos beneficiosos que esta terapia puede ofrecer.


¿ A quien puede beneficiar ?


La terapia craneosacral es tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés, así como durante el embarazo y posparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad.


Al tratarse de una terapia global de todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de autocuración.


El énfasis del trabajo radica en acompañar a la persona a restablecer su expresión de salud.


Terapia Sacro-Craneal